sábado, 12 de diciembre de 2015

El asesor científico-técnico

Mi padre. Lógico.
Desde Linares, calle Marqués número 20 (antiguo, claro), he visto a mi padre estar dispuesto a asesorar lo que quiera que fuera. A quien quisiera preguntarle. En el momento que hiciera falta. 

Recuerdo. Años 50. Los congelados. Sí, los productos congelados... ¿son seguros?¿se pueden usar sin peligro para la salud?....

¿Quién lo sabe?. Mi padre. El tema está en el ambiente. Empiezan a promocionarse los productos congelados. Parecen ser la solución para alimentarse de cosas, que no son de la época, en el momento en que se quiera, pero, ¿son seguras?.

Llaman a la puerta de la casa. Esa puerta endeble que tenía un cerrojo "FAC" extraordinario. Voy a abrir... Un señor desconocido: "Chico, ¿está tu padre?".

Voy al cuarto de estar. Le digo a papá que hay un señor que pregunta por él. Sale de la habitación, va a la puerta. Van los dos al 'despacho' y, al cabo de un rato, oigo cómo lo despide en la puerta de la calle. 

Llega papá al cuarto, donde estoy con mamá y dice...."otro señor preguntando por los congelados".

O sea, que papá atiende a consultas 'externas'. Nos cuenta en pocas palabras cómo le ha hablado de la "línea de frío" y de que los alimentos, "una vez descongelados, conviene no volver a congelarlos...".

Y así, una y otra vez. 

Más tarde, creo que a punto de irnos a Granada, empieza el tema del "Butano".

¿Es seguro?¿Se puede usar?

Ni que decir tiene que el tema energético, para hacer la comida, fue, es y será un tema de difícil solución. En el plano mundial, me refiero. En casa, se tuvo claro. Pasamos de la hornilla de hacer  tostadas, a base de carbón vegetal, por las mañanas, a la cocina de carbón piedra, para el agua caliente y la comida,... a la electricidad. Así, como suena. Y, además, con una instalación hecha por tío Félix, en tubos "Bergmann", con una sección tan importante, que la electricidad pasaba antes por casa, que por el resto de la calle (auténtico, venía la vecina a decirnos que desconectáramos algo, que en su casa no se encendía el refrigerador..).

Vale, nosotros, electricidad. El resto de familias conocidas, carbón. Y, en la calle, empieza el butano.... ¿Se puede poner en las casas?

O sea, que, de nuevo vienen a casa a consultar. Mi padre les explica sobre los problemas de ventilación, que hay que poner una rejilla cerca del suelo, porque ahí se expande el gas y...


...zás!, butano en las casas.

Hay una deliciosa obra de Milan Kundera sobre el funcionario que no respondió al requerimiento de un ciudadano y, por ello, fue sancionado. Mi padre era un funcionario público que entendía su saber como un servicio general.

 Otro día contaré más cosas sobre sus atenciones técnico-científicas.

No hay comentarios: